viernes, 31 de mayo de 2013

El arbolito

Lo primero daros a todas las gracias por los comentarios de la entrada de ayer. Me alegro que os haya gustado el llavero, si alguna quiere hacerse uno y tiene dudas, sólo y tiene que preguntarme.

Hoy, para acabar la semana, os enseño los avances del árbol de Halloween diseño de Renato Parolin.


Y la comparativa con la semana pasada. Me está cundiendo bastante.


Además, y para las que todavía no la conozcáis, os quería hablar de un blog de ganchillo. Ganchitos se llama, y ayer mismo vio la luz el primer número de su revista digital con el tema Picnic. Puedes comprar la publicación entera o patrones sueltos, a gusto del consumidor, con la ventaja de que si te suscribes a su newsletter tienes un cupón con 2 € de descuento al comprar la publicación completa.

Aprovechad el fin de semana que viene buen tiempo. Nos leemos. 

jueves, 30 de mayo de 2013

Un llavero

Hace un par de semanas perdí las llaves de casa. No estoy completamente segura, pero creo que al tirar la bolsa de basura al contenedor se fueron detrás sin darme cuenta. Hice copia el mismo día y, desde entonces, he estado buscando un llavero que me gustara... sin éxito.

El que yo tenía me encantaba. Era plateado, llevaba una cadenita metálica con eslabones gruesos y colgando de ellos tres casitas de metal. En la tienda donde lo compré ya no les quedaba y lo que tenían no me convencía.

Así que decidí hacerme mi propio llavero, como no, a punto de cruz. Y este es el resultado.


Quería que el diseño llevase una casita como elemento central y casi no dudé al elegir esta que forma parte de un diseño de la colección Tra La La.


 Ya veis que es una monada, pero completo iba a ser demasiado grande para un llavero.


A riesgo de ser monotemática, elegí para la parte trasera una tela también de casitas de la marca Stof, el modelo "happy birds in town 4506-085".


Había visto en otros blogs cojines con puntillas para adornar y quise probar. Así que le cosí esta en beige que compré hace tiempo en Yuppi Fieltro, junto con un montón de cosas más porque la tienda on-line es toda una tentación.


Y no es que lleve muchas llaves, pero me parecía que una sola cinta quedaba muy débil y pensé repartir el peso entre tres. Son todas de Tilda.


Por último, y aunque los charms me encantan, me pareció que un llavero lleva mucha tralla y que se terminarían cayendo. Así que tan solo le he puesto uno. El resultado final me encanta y, además, es ligero y de un tamaño manejable. ¿Qué os parece?

miércoles, 29 de mayo de 2013

Veintiuno...

...eran los años que marcaban la mayoría de edad cuando yo era niña. En numerología representa la adivinación (7+7+7), además de ser un número natural y real. Veintiuno son los arcángeles, así como los gramos que se dice perdemos al morir (el peso del alma). Y veintiuna son las pastillas que lleva cada una de las filas que componen la manta de mi pizquita.


He añadido una fila más, y estoy tratando de tejer todo lo que puedo antes de que empiece el calor, aunque sigo alternando las dos mantas que tengo entre manos.

Diréis que últimamente hablo de él (mi hijo) más de lo normal. Pero es que está teniendo una racha estupenda. Este fin de semana se le han caído dos dientes y estaba el domingo en el lavabo moviéndose el último, cuando se le resbaló entre las manos y se cayó por el desagüe. 

Este hijo mio nos ha salido tan trágico... por los lagrimones que le caían cualquiera hubiera dicho que se le había muerto alguien cercano. El caso es que su padre tuvo que desmontar el tubo del lavabo para buscar el dichoso diente. Al final apareció y, como dicen que no hay mal que por bien no venga, aprovechamos para limpiar la tubería.


Que es una cosa que no había hecho nunca. No os podéis imaginar la porquería que salió de allí, de hecho al verlo seguimos con el resto de desagües de la casa que ahora tragan mucho mejor. 

martes, 28 de mayo de 2013

¿Qué hago con todas estas manzanas?

Y es que a mi las manzanas ni fu, ni fa. La compota me gusta, pero en casa soy la única y con 2 kg. de fruta sale para comer durante 5 años... Finalmente me decidí por hacer una tarta de manzana. Cogí uno de los libros de cocina que tengo por casa y, en una receta que me gustó, había un ingrediente que no conocía. Apple sauce o apple butter.

Trasteando por Internet encontré la receta que me pareció chula y puse manos a la obra.

Necesitamos 2 kg. de manzanas a las que únicamente lavaremos y quitaremos el rabito. Si tienen algún trozo feo también, claro. Se trocean en cuartos y se ponen a cocer con 2 vasos de agua y 1 vaso de vinagre de manzana, tapado y a fuego lento.

Cuando estén blandas (20 minutos) se pasan por el chino. Que aquí hago un inciso para hablaros de un placer inesperado. Porque yo no había utilizado nunca este artilugio ya que me recordaba a los días de mi infancia en que mi madre y mis tías lo utilizaban para hacer purés, y hablaban siempre de lo trabajoso y pesado que era. Que el resultado final no era demasiado bueno por las hebras... y entonces llegó la batidora. O igual ya había llegado antes, pero hasta ese momento el precio del aparatejo en cuestión no había estado al alcance de las clases populares.

Sin embargo yo encuentro todo el proceso de los más relajante. Puedes estar un buen rato dándole a la manivela sin tener que pensar en nada y dejar que la mente divague sin rumbo. O planear lo que vas a hacer el próximo fin de semana porque, en realidad, no tienes que prestar demasiada atención a lo que estás haciendo. Incluso el ruido que hace el molinillo mientras prensa la fruta tiene una cadencia un tanto hipnótica...

En fin, podéis pensar que se me ha ido un poco la cabeza, pero tras pasarte todo el día con la atención puesta en mil cosas, resolviendo problemas, pensando en a quien tienes que llamar, los plazos de inscripciones, de regalos a profesores, actividades veraniegas... no pensar en nada un rato para mi es un lujo. Sigamos con la receta.

Ahora hay que medir. Por cada 2 vasos de pulpa de manzana hay que añadir 1 vaso de azúcar. Lo ponemos todo en una cacerola con 2 c. postre de canela, 1/2 c. postre de clavo molido y la misma cantidad de nuez moscado. Añadimos, por último, la ralladura y el zumo de un limón y volvemos a poner al fuego, durante tres cuartos de hora a fuego lento. Se remueve de vez en cuando para que no se pegue y, cuando haya tomado una consistencia parecida a la mantequilla, entonces guardamos en tarros esterilizados.


En tostada está muy rica, llevo varios días desayunando esto por la mañana. También se utiliza para rellenar bizcochos o, como ya he dicho, para hacer tarta de manzana. Pero esa receta tendrá que esperar a que vaya a la compra, porque las gasté todas para hacer esta compota.

lunes, 27 de mayo de 2013

Cambio de planes

Hoy nos hemos levantado con la pequeña sorpresa de que mi pizquita tenía unas decimillas de fiebre. Algo que ya me esperaba porque lleva desde el sábado con un trancazo importante. Así que nos ha trastocado la organización  de la mañana. 

Para empezar, teníamos tutoría hoy con su profe que hemos tenido que cancelar. Este año acaba el ciclo de infantil y en septiembre empieza la primaria, así que queríamos hablar con él para saber como prepararnos para ello, qué hacer durante el verano, el cambio de clase (ahora hay 3 grupos de infantil que pasan a ser 2) si es que le toca, etc. 

Luego ha habido que localizar a mi suegra que se iba a quedar con el niño porque en estas reuniones nos gusta estar a los dos. Y por último, y dado que mi marido había conseguido quedar con una persona con la que lleva tratando de verse desde hace 1 mes, he tenido que cancelar la clase de patchwork. Así que ya veis, tener un día organizadito para que unas décimas de fiebre lo mande todo por los aires.

Y aunque esta entrada no era tampoco la que tenía prevista, voy a seguir improvisando para enseñaros lo que tenía reservado para manaña.


El proyecto para hacer los cubreasientos de ganchillo ya ha llegado a su ecuador con el tercero. Sigo haciendo grannies porque tengo un cojín muy soso en el sofá del comedor que pienso forrar en el mismo estilo. Esto es adictivo.


viernes, 24 de mayo de 2013

Renato Parolin

Con algunos diseñadores de gráficos de punto de cruz, resulta complicado explicar por qué me gustan sus diseños. Pero este diseñador se explica por sí mismo.



Creo que mucha gente le conoce por los corazones que diseña, pero yo soy fan incondicional de sus árboles


Y de los "bell pull", término del que no conozco la traducción y que definiría, en su caso, como "cosa preciosa que cuelga de un alambre".


Así que resulta comprensible que cuando reuní todos los gráficos que tengo temáticos de Halloween para elegir el de este año, al ver uno de este diseñador del que ya no me acordaba, me decidiera por él. Y así es como va


Tiene un montón de tonos teja, verdes, marrones... de los que a mi me gustan, vaya. Os iré mostrando los avances.

Para terminar, y lo tenía pendiente desde hace varios días, agradecer a Cleo el premio que me ha otorgado.


Se supone que tengo que contaros siete cosas que me gustan. Ahí van:

1.- Las patatas de churrería.
2.- Que me de el sol en los pies.
3.- Arrebujarme debajo de una manta con una taza de café/té al lado.
4.- El olor de los bebés.
5.- Encontrarme, de repente, una tableta de chocolate de la que no me acordaba en un armario de la cocina.
6.- Los zapatos viejos
7.- El olor a hierba cortada y a tierra mojada por la lluvia en verano.

Buen finde y el premio, para todas.

jueves, 23 de mayo de 2013

¿Soy yo o...

...el tiempo pasa sin que nos demos cuenta? Se escapa entre las manos como el agua cuando pretendes beber del caño de una fuente. ¿Vivimos plenamente los momentos que nos son concedidos en este mundo o pasamos por la vida de puntillas? Supongo que la mayoría nos quedamos en el término medio.

Y os preguntaréis como es que hoy estoy así de intensita. Pues es que he recogido la foto de graduación de mi pizquita.


¿Qué ha pasado entre esta foto y 


esta otra, que ni parecen el mismo niño? ¿Sigue siendo mi bebé, aunque ya me enmiende la plana como un licenciado? ¿aunque tenga que hacer verdaderos esfuerzos cuando echamos una carrera para que no me gane? ¿cuando comenzó a tener consciencia de lo que es la muerte y saber que se quedaría solo si faltamos su padre y yo? 

Perdonad la melancolía chicas, pero nunca había comprendido hasta hoy porque otros padres decían que no querían que sus hijos crecieran. Yo había traído un hijo a este mundo para que se hiciera un hombre, un ser humano independiente, autosuficiente..., ¡por Dios, que coñazo tener que cuidar un niño pequeño más tiempo del necesario! y lo contaba con un tono de incredulidad en la voz ante la actitud de esos otros padres que me parecían casi, casi extraterrestres. 

Hoy sigo queriendo que mi hijo sea todo eso pero, a ser posible, un poquito más tarde. 

miércoles, 22 de mayo de 2013

¡Ay, el amor!

Mi pareja de enamorados están encantados conmigo. Y es que, por fin, les he dado forma como adorno navideño. No sé si haré más este año, pero este va a tener un sitio de honor en la puerta de entrada a casa.


Primero una foto del conjunto. Me apetecía hacer algo que contrastara, y por ello cosí la labor en un trozo de fieltro blanco que va fenomenal con los blancos y grises de los muñecos de nieve y resalta el rojo de la tela aida. Por cierto, tener el fieltro entre las manos me ha despertado el gusanillo... yo solo lo digo...


Una foto más del cerca del bordado, aunque ya lo enseñé en su día. No me gusta hacer cosas muy recargadas o complicadas con los adornos navideños para que resalte la labor.


Le saqué unos flecos para probar, ya que nunca lo había hecho antes, y no me disgustó el resultado. Aunque es un rollo patatero andar quitando hilos.


Por último, y para colgarlo del pomo de la puerta, le puse cinta de Tilda, en rosa como el corazón de la labor, y un botón en forma de estrella porque también lleva estrellitas.

Y como llevaba bastante tiempo sin empezar nada de punto de cruz, ayer comencé un cuadro para Halloween. Este año lo he hecho a mi gusto, ya os enseñaré cuando vaya más avanzado.

martes, 21 de mayo de 2013

La reina blanca

Comencé a leer este libro el fin de semana en que pintamos mi dormitorio, porque entre brochazo y brochazo, tuve un momento de respiro. En realidad buscaba otro libro que tenía empezado pero, con en el lío de trastos que se organizó en el salón, fui incapaz de encontrarlo hasta un par de días después. 

Así que comencé este otro que tenía en el estante de pendientes... y ¡qué descubrimiento! No soy nada imparcial en cuanto al argumento, porque las guerras de las rosas han sido una parte de la historia que me ha fascinado siempre (debe ser mi parte morbosa). 


El libro nos cuenta la historia de Elizabeth Woodville, la más atípica reina de Inglaterra. Viuda de John Grey de Grosby, un devoto seguidor de los Lancaster, y madre de dos hijos, se acerca al rey Eduardo IV como suplicante y termina siendo su esposa.

El libro nos cuenta la historia de esta mujer (descendiente de la diosa del agua Melusina), la más bella de Inglaterra en su día. De su familia, los Rivers, y como extendieron su poder a partir del matrimonio de su más agraciada hija con el monarca de York. De las intrigas políticas, las batallas, las alianzas y traiciones y, sobre todo, del precio que se paga por las acciones propias y ajenas.

La BBC ha sacado una serie basada en el libro que se estrena en la televisión británica este verano. No os pongo el trailer porque no cuenta nada, la verdad, aunque estéticamente es bonito.

De la autora del libro, que tal vez os suene por "La otra Bolena", ya ha publicado también "La reina roja", en referencia a la reina de los Lancaster Margarita de Anjou. Así que, después de la agradable sorpresa que ha resultado ser este libro, habrá que leer también el siguiente.

lunes, 20 de mayo de 2013

Molinillo de tela

Sigo a vueltas con las combinaciones de colores. Porque a veces, añadir un tercer color en un diseño de patchwork puede hacer toda la diferencia o, al menos, darle la chispa que lo hace especial. Y eso es lo que ha pasado con este molinillo.


Si es que ya me lo dijo Silvia, porque mi intención con este diseño era utilizar únicamente dos telas. Pero creo que esos pedacitos de verde liso le dan un punto... muy patchwork.

viernes, 17 de mayo de 2013

Teje, tejiendo...

He sido una arañita de lo más industriosa. No solo he seguido haciendo grannies de la colcha para mi pizquita...



...que ya casi tengo otra fila hecha. Sino que además he comenzado a tejer otras grannies para el echarpe que quiero hacer para mi dormitorio.


Lleva cinco colores distintos y esta vez he decidido hacer las pastillas de un solo color. El modelo también es de lo más sencillito, el grannie clásico, así tardo alrededor de 12 minutos en hacer cada una, que es bastante menos tiempo que cualquier otro modelo que haya probado hasta ahora. Tengo otro tono de gris más claro, que es el que utilicé para hacer las cenefas de las pantallas y que estoy reservando para cuando esté acabado y hacer un borde a juego con el de los apliques, aunque sin cinta.

Por último, en la entrada de hoy quería agradecer el premio que me ha concedido Nati del blog Patchwork-fimo. Como siempre os lo regalo a todas porque no soy capaz de elegir.


jueves, 16 de mayo de 2013

Bonito con tomate

Hace unas semanas una mamá del cole me pasó una receta para hacer bonito en escabeche. La receta tenía una pinta estupenda y eso que nosotros no somos mucho de escabeches. El caso es que esta cabecita mía perdió el papel donde me pasó la receta y, aunque se la he vuelto a pedir, ella con tres niños la mayor de la edad del mío (6 años), os podéis imaginar que tiene las neuronas en otras cosas.

El caso es que yo ya había comprado una rodaja de bonito en el Mercado de Ventas, que quita el sentido. Y lo tenía ahí en el congelador, llamándome, diciéndome a todas horas que quería ser cocinado y degustado con fruición. En fin... que llamé a mi santa madre para que me explicara como hace ella el bonito con tomate y esta es mi versión.

Ingredientes para 3 personas:

Una rodaja de +- 700 g. de bonito
1 pimiento verde
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
Sal y aceite de oliva

Troceamos en cuatro la rodaja de bonito, quitando con cuidado la piel y la espina central. Lavamos y secamos con papel de cocina. En la cacerola donde vayamos a hacer el guiso, ponemos aceite de oliva y marcamos por ambos lados los trozos de bonito. Salamos y reservamos.

Pochamos la cebolla, el pimiento y los ajos, todo troceadito. Agregamos suficiente salsa de tomate como para que nos cubra el pescado después y dejamos que se haga todo junto a fuego lento unos 15 minutos. Pasamos la salsa por el pasapures y la vertemos de nuevo en la cacerola.

El último paso es añadir el bonito a la salsa y dejar que cueza todo junto un minuto exacto. Es poco tiempo, pero si lo dejas más el pescado queda reseco porque pierde todos los jugos. El pescado en general, hay que cocinarlo poquito tiempo.


Y este es el resultado final. Lo acompañé de patatas fritas porque mi hijo llevaba pidiéndolas un par de días, pero una ensalada acompaña igual de bien.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Fiesta grande

Hoy es festivo en Madrid, celebramos el día de San Isidro Labrador. Muchos os dirían que el día no acompaña porque está nublado y amenaza con caer unas gotas, pero creo que para andar de paseo luciendo palmito, mejor nublado que a 35º a la sombra.

Como mi hijo quería aprovechar bien el día festivo me ha despertado a las 7:30 (¡casi le escabecho!). Así que tengo la casa como los chorros del oro y hasta me ha dado tiempo a preparar la masa de las croquetas con la carne del cocido que hicimos el sábado.

Además de por los motivos antes mencionados, hoy estoy muy contenta porque por fin he terminado uno de los lados de la bolsa de patchwork (la unión de las telas, me refiero). Y aquí tenéis la foto.


Me encanta ver como toma forma y lo rapidito que ha salido esta primera parte. Ahora a por la otra cara.

¡Feliz San Isidro, chicas!

martes, 14 de mayo de 2013

Pantallas decoradas

El otro día os comentaba que tenía una idea alternativa al rosetón, que fue lo primero en lo que pensé, para decorar las pantallas de los apliques de mi habitación. Una cenefa de ganchillo que no recargara demasiado.

Así que dicho y hecho. Comencé a buscar por la web y no tardé mucho en encontrar una cenefa (es la segunda de la página) que me encantó. La dueña de la página es Esperanza Rosas y ya la conocía porque cuando empecé a hacer cositas de ganchillo mi amiga M. me envió el link. Yo os recomendaría que os dierais una vueltecita por ella porque tiene un montón de cosas interesantísimas.

Y así es como quedó en la pantalla. Antes


Después


Con la ventaja, además, de que no tuve que buscar un método para fijarla ya que queda ajustadita. Le añadí una cinta de color fucsia que queda matizada por el blanco de detrás. Incluso a mi marido le gustó.

domingo, 12 de mayo de 2013

Redecorando

Parece mentira como te trastoca el ritmo diario cualquier cosita que hagas y se salga de tus tareas cotidianas. No he podido publicar nada en casi toda la semana porque ayer, por fin, mi hermano pudo sacar un ratito y venir a pintarnos el dormitorio.

Habíamos tenido al menos 4 intentos, pero el trabajo, la familia, los imprevistos se metían por en medio y el pobre tenía que cancelarlo. Y yo que estaba deseando, no quería agobiarle porque encima que me hace el favor... Al final, hace un par de semanas me llamó y me dijo que si le hacia un cocido para comer, este sábado se acercaba. 

Y así fue, además enseguida nos pusimos de acuerdo. Yo tenía claro que quería  pintarla en azul y él que tiene mano sacó los colores rapidito. Os enseño el antes.


Y el después.


La habitación es algo oscura, así que los colores no podían serlo. El azul más vivo es un pelín más oscuro, pero el más clarito no se distingue demasiado, os pongo una muestra casi idéntica que he encontrado trasteando por la web.


Es un tono de azul que siempre me ha encantado, cuando entro en la habitación da la sensación de que lo haces en una casita de playa. 

Hoy hay que volver a colgar los cuadros, estanterías, muebles, etc... y yo voy a ponerme a buscar entre mis gráficos de ganchillo a ver si encuentro una cenefa que quiero poner en las pantallas de los apliques. Lo del rosetón no me convencía y tengo una nueva idea más sencilla pero que puede dar resultado.

Nos leemos.