sábado, 22 de marzo de 2014

WIP del mes

Dentro de un ratito nos vamos a Madrid Río a disfrutar de esta tarde tan soleada y preciosa. Pero antes quería enseñaros una foto de mis avances en el cojín navideño.


He ido a marchas forzadas, a ver si lo podía acabar para enseñároslo, pero no me ha dado tiempo a más. En todo caso, queda muy poco y estoy encantada con el resultado.

Nos leemos.

jueves, 20 de marzo de 2014

Bufanda para mi pizquita.

Hoy día 20 de marzo empieza la primavera y, si no os lo creéis, mirad por vuestra ventana y a ver que os dice el sol.



Vale, ya cambio el color de la fuente. El verde es precioso, pero ciertos tonos cansan el ojo.

Y claro, dado que ya comienza el calorcito nada más apropiado que enseñaros por fin, la bufanda que tejí para mi niño y que tenía pendiente desde hace algún tiempo.


Elegí un tono de azul de niño mayor porque mi bebé ha crecido (snif) y aspiraba a que usara la bufanda en lugar de enfadarse conmigo y tirármela a la cara. Además, he de decir que me sorprendió muy gratamente porque yo creía que se iba a quedar indiferente cuando la viera y, sin embargo, le encantó, la ha usado poco porque comencé tarde, pero era él mismo quien se la ponía por las mañanas.


Utilicé casi entero 1 ovillo de 100 g. de lana merino de la marca Katia y me sobró otro que no tengo mucha idea todavía en qué emplearé.

Nos leemos

Si quieres que algo se haga, pídeselo a una persona ocupada.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Web recomendada del mes

Hoy toca de nuevo felicitación. Que tengáis un gran día todos los Josés y Josefas del mundo, pero, sobre todo, un felicísimo día del padre a aquellos que lo son o ejercen de tales.


Me alegro mucho de que os haya gustado la idea del detergente líquido. Ayer se me quedó en el tintero una foto.


Han salido exactamente 6 l. de detergente y, por si tenéis dudas, recomendaría que no lo vertáis directamente sobre la ropa. Utilizad el compartimente de la lavadora para detergente mejor.

Hoy quería hablaros de una web que sigo hace algún tiempo y que entra dentro de la categoría de culinarias. La sigo porque además de ser muy completita, utiliza un lenguaje de andar por casa. Se trata de Migas en la mesa.

Ana Melm es la persona detrás de la web. Y consigue que cada receta se te antoje como algo imprescindible y exquisito. Las fotografías son espectaculares y contribuyen a la sensación de receta bien desarrollada sin cansarte por demasiado extensa.

Como ya decía más arriba, tiene un recetario completísimo, donde podemos encontrar no solo las categorías al uso sino también otras divididas por calorías, apto para vegetarianos, cocinas del mundo y pecados gordos y menores (muy, muy pecaminosas, doy fe).

En fin, ¿que más os puedo contar? Pues que os animéis a echarle un vistazo. Vais a disfrutar seguro y, aun mejor, lejos de crearos un complejo al compararos, seguro que os anima a hacer vuestras propias creaciones.

martes, 18 de marzo de 2014

Como hacer detergente líquido baratito

Así que no celebráis San Patricio, eh. Yo es que creo que estoy predestinada, porque con la vista que tengo desde mi ventana.


Tan verde, creo que no me queda más opción que saludar a Don Patrick. Aunque cerveza poca, o nada. 

Ayer os hablaba de la opción de hacer tus propios productos de limpieza. Hace ya tiempo que preparo mi propio detergente en polvo pero, siempre hay un pero, quería probar con un detergente líquido.

Seguro que hay montones de teorías sobre qué tipo de detergente viene mejor para cada prenda que lavamos. No he hecho ninguna búsqueda en Internet, pero a mi me gusta más la versión líquida para ropa menos sucia o cuando quiero lavar una prenda concreta a mano. Encuentro que el detergente en polvo a veces se apelmaza o no se disuelve bien y quedan pegotes en la ropa, por lo que hay que volver a lavar la prenda, pero es más efectivo con la ropa más sucia.

Dicho esto, aprovechando que esta mañana he usado lo poco que me quedaba de detergente en polvo para poner una lavadora, he decidido hacer una tanda del líquido. Ingredientes:

50 g. de jabón de lagarto rallado
125 g. de bicarbonato
125 g. de bórax

Como veis, los ingredientes son exactamente los mismos que los del detergente en polvo. Sólo cambian las cantidades. Procedimiento:

Vertéis en una cacerola grande el jabón rallado y 1 1/2 l. (6 vasos) de agua. 


Cuando el jabón se haya deshecho, añadís el bórax y el bicarbonato y removéis hasta que se deshaga. Añadir 1 l. (4 vasos) de agua caliente. Retirar del fuego y añadir 4 1/2 l. de agua. 


Mientras se asienta (de un día para otro), remover de vez en cuando para que no se hagan grumos. Hay que usar 1/2-3/4 de vaso por lavadora.

Con esta cantidad tendréis para hacer la colada durante unos dos meses, dependiendo de con cuanta frecuencia pongáis la lavadora. No he hecho cuentas, pero teniendo en cuenta que 1 kg. de bórax cuesta 6.50, 1 kg. de bicarbonato 1,05, el paquete de 2 pastillas de jabón de lagarto (300 g.) 0,85, añades el precio del agua y los 15 minutos de luz de la vitro... pues tirado de precio.

Ultima recomendación, agitar bien antes de usarlo. 

Nos leemos bombones.

Nota: todas las formulas de productos de limpieza o cuidado personal que publico en este blog, están probadas por mi y mi familia. A nosotros nos van bien, lo cual no quiere decir que sean buenas para todo el mundo, si te apetece probarlas, eres libre de hacerlo pero bajo tu propia responsabilidad. Un beso.

lunes, 17 de marzo de 2014

En el día de San Patricio...

...Por fin he sacado un ratito para publicar una entrada. Y es que llevamos desde Navidades que la vida se pone por medio constantemente y no hay manera, pero los últimos quince días han sido de órdago.

Pero lo importante es que, por fin, puedo retomar mis "tareas informáticas", aunque lo que de verdad me apetece es ponerme al día con vuestros blogs.

Ya os imaginaréis que con tan poco tiempo los avances en mis labores se han resentido bastante. Así que hoy voy a publicar la entrada que tenía prevista para hace dos semanas, y que hablaba de como ahorrar dinero en la compra. Pero primero:



¡Feliz día de San Patricio, chicas!
A celebrarlo bebiendo y saliendo hasta altas horas de la madrugada

1.- Recorta en productos de limpieza: es una barbaridad la cantidad de dinero que me gastaba en esto, cuando además en muchos casos los resultados no eran ni mucho menos satisfactorios. Hasta que un día me planteé que tenía que haber una forma más barata y natural de hacer estas cosas. Nuestras abuelas no conocían a don limpio, es más, no le habría abierto ni la puerta de casa.

Las que seguís este blog, sabéis que siempre estoy buscando alternativas naturales a los productos que se comercializan en los supermercados. Y, básicamente, mi arsenal se compone de bicarbonato, jabón de lagarto, vinagre de limpieza y borax. Con esos cuatro ingredientes básicos (y alguno más, dependiendo de lo que queráis hacer) se puede hacer todo en casa.

Otro básico son las bayetas de microfibra. Son mágicas y solo utilizas agua para un montón de tareas.

2.- Haz una lista: cuando tengas que comprar, ya sean productos de limpieza u otras cosas, apunta en un papel lo que necesitas y limítate a él. Los supermercados estás organizados para hacer que gastes más de lo que tenías en mente... no te dejes tentar.

3.- Conoce los precios: no sé vosotras, pero yo hago una compra mensual siempre en el mismo sitio. Por ello es importante saber lo que valía el mes anterior el mismo producto, porque de otra manera compras por inercia sin fijarte en el precio y de un mes a otro puede haber subido sin que lo notes. Esto me ha pasado en Mercadona que, aviso a navegantes, se está subiendo a la parra con los precios últimamente. Hablo de 20 - 30 céntimos más de diferencia en algunos productos.

4.- Aprovecha las ofertas: mira las ofertas de todo lo que tengas en la lista, pero sobre todo de las cosas más caras como el detergente de la ropa si no lo haces en casa. Sobre todo si no eres fiel a ninguna marca. Pero no te dejes cegar por los carteles de ¡Ofertón!, ¡el precio más bajo!, etc. 

Pasa a menudo con las garrafas de aceite de oliva. 5 litros 14 €, y cuando miras la botella de litro, esta sale a 2,40, osea, más barata.

5.- Planea las comidas: si haces un listado semanal de comidas y cenas, teniendo en cuenta lo que tienes en la despensa/frigorífico, ahorrarás dinero.

6.- Congela verduras: a veces me pasa que tengo cualquier tipo de verdura en el frigorífico y me olvido de ella... hasta que se echa a perder. Para evitarlo, ahora según compro en el mercadillo los jueves, limpio, corto, cuezo y congelo. No desperdicio nada y siempre tengo verdura a mano cuando la necesito. Solo hace falta acordarse de sacarlo con un poco de tiempo del congelador para consumirlo.

7.- Seguimos congelando: y, ya que estamos, ¡congélalo todo! Pan, mantequilla, huevos, zumo... si ves que no lo vas a usar y que se puede estropear, congélalo. Ya lo gastarás cuando haga falta.

8.- Comercios de barrio: es cierto que la compra grande la hago en un supermercado. Pero los perecederos, esos voy a las tiendas del barrio. Te conocen y te cuidan y suelen tener los precios muy ajustados precisamente por la competencia de las grandes superficies. Porque la calidad también es importante.

Nos leemos mañana chicas