domingo, 28 de abril de 2013

Tomate frito casero

Desde hace años, todos los viernes vamos al mercadillo para comprar la verdura y la fruta de la semana. Normalmente iba mi marido, pero desde que no trabajo le acompaño después de dejar al niño en el cole. Siempre compramos en el mismo puesto y, este viernes, nos dijeron que dentro de poco dejan el mercadillo. 

Nos entristece bastante, porque con el tiempo hemos llegado a apreciarnos mutuamente y la confianza que tenemos con ellos a la hora de comprar, se ha ganado con años. En fin... el caso es que cuando ya nos íbamos, nos dieron una bolsa de tomates de unos 2 kg. como regalo, porque saben que me gusta hacer el tomate frito en casa. Y esta mañana, he dedicado un buen rato a preparar una tanda. Os pongo la receta.

Lo primero es lavarlos bien, porque yo ni los pelo, ni les quito las semillas. Siempre me ha parecido un engorro y como terminada la cocción lo paso por el chino, pues queda todo lo que no quieres separado. Como ya digo, había unos 2 kg (redondeé la cantidad con alguno que añadí de los que tenía en casa), con esta cantidad sale más o menos 1 kg. de tomate frito.

En una cacerola se echa un buen chorro de aceite de oliva, cortas los tomates en trozos grandes y añades una cebolla mediana en trozos. Aquí los puristas dirán que eso no es tomate frito si le pones algo más... pues seguro que no, pero a mi me gusta más con cebolla. A continuación añades 1  c. sopera rasa de sal y 1 c. postre rasa de azúcar y pones a freír a fuego fuertecito, que suelte el líquido.


Cuando se haya cocido un poco hay que bajar a fuego lento. Entonces le añado pimienta molida y un chorro de vino blanco, y que cueza removiendo de vez en cuando durante 1 hora más o menos. Sabrás que ya está hecho porque al remover y pasar la cuchara queda un caminito en el culo de la cacerola antes de que la salsa lo cubra todo otra vez, pero ten en cuenta que al enfriar, espesa. Ahora al chino.


Como ya he dicho más arriba, las semillas y la piel se separan bien así y queda la salsa con toda la sustancia abajo. Tened en cuenta que cuando parece que ya no queda nada, hay que dar alguna vuelta más para que salga toda la sustancia que todavía queda. Además es la que está más concentrada. Después puedes guardarla en tarros.


O congelarla. Pero si queréis envasar, tenéis que esterilizar los tarros y llenar hasta el borde para que no queden burbujas de aire que estropearían el producto. 

10 comentarios:

nati q dijo...

Una receta riquísima. Que de tiempo yo ayudaba a mi madre hacer el tomate, gracias guapa!!!!
Besitos ♡

Chary Aceituno dijo...

Pues seguro que estará riquísimo, y con un huevo frito...
Ah, por cierto el blog está muy colorido y alegre.
Besos.
Chary :)

Inés dijo...

Yo pongo unos dientes de ajo y siempre envaso en tarros.

Pilar Garcia de la Cueva dijo...

Tiene que estar riquisimo no sabia que se le pusiera vino,a mi lo que me gusta es mojar el pan en el recien frito.
un bso.

Teresita dijo...

pero que receta tan provocadora....creo que lo voy a intentar!!!! Buenísimo!

La caja de mamá dijo...

Delicioso!! Tomate frito y encima casero....hummmm me recuerda al de mi madre, que también lo hace así jejeje

Besitos
Victoria

EL RINCON DE CHELO dijo...

Donde esté lo caserito!! ¿verdad? nosotros también hacemos tomate y fritada, nada que ver con lo comprado, bss

Mi amiga Nancy dijo...

Hola, que buena pinta tiene el tomate, la verdad que me encanta el tomate casero. Unnn que rico el arroz con tomate. Bueno no me lio mas y te comento que yo soy nueva con esto de tener un blog y a pesar que el mio no tiene nada que ver con el tuyo " pues el mio es sobre la muñeca nancy " me quedo por aqui para no perderme ninguna entrda tuya pues me gusta mucho tu blog.
Un saludo

Mercedes dijo...

Ay estos puristas...pues yo que lo hago con cebolla, zanahoria y pimiento. Así lo hacía mi madre y nos encanta. Azucar no le hecho porque la zanahoria ya le quita la acidez.
Bss.
Mercedes.

arish dijo...

Qué lástima que dejen el puesto del mercadillo, yo compro bastantes cosas en el mercado tradicional de los que tienen un montón de puestos de todo y como bien dices, pues que coges confianza con los dueños, en la pollería donde compro son 20 años de clienta....bueno que me ha encantado la receta ya que tu manera de hacerla es muy sencilla ¡y sin engorros! BESICOS.