lunes, 12 de junio de 2017

Christmas at Hawk Run Hollow

Feliz lunes y bienvenidas a mi blog. ¿Cómo os van las cosas, chicas? Yo estoy como mi Sophie.


Destrozada por la ola de calor que estamos soportando en estos días por Madrid. Aunque no estoy durmiendo y, para refrescarme un poco, me he cortado una rodaja de sandía. ¿Gustáis?

Cuando compartí mi última entrada con vosotras, mi intención era no volver a escribir hasta acabar lo que tenía entre manos. Pero el caso es que me estoy retrasando más de lo que pensaba y creo que lo mejor será no esperar más.

Carriage House Samplings es el nombre de marca que eligió Katty Barrick para sus diseños de punto de cruz y punch needle. Un tiempo después, la empresa pasó a manos de su hermana Marty que compagina, desde entonces, su amor por la pintura con el diseño de los maravillosos gráficos característicos de la marca.

Por mi parte, con el paso del tiempo, compré algunos de sus gráficos pero no me había atrevido a bordar ninguno ya que me resultaban un poco "intimidantes". Cuando por fin me decidí, elegí el Christmas at Hawk Run Hollow.


En este caso, mi intención no ha sido bordar el todo como un cuadro al uso sino ir haciendo cada cuadrito individualmente y terminarlos como adornos navideños. De todos ellos escogí para comenzar el del pavo de la primera fila. Y estos son mis progresos:


La tela para la parte posterior es esta con temática navideña.


En cuanto al acabado final, tengo una pila de revistas navideñas al lado del portátil para buscar inspiración, pues no sé muy bien por donde tirar esta vez. No me he puesto metas a la hora de cuantos adornos terminaré, porque ya veis que son todos preciosos pero abundantes.

Por cierto, hace unos días probé la receta de clafoutis de cerezas de la web Juego de sabores, y no quería acabar esta entrada sin recomendaosla encarecidamente.



Aquí tenéis foto de una porción porque de la tarta entera no me dio tiempo. Voy a tener que esconder las cosas hasta que las fotografíe.

Un besos chicas y a hidratarse para sobrellevar los calores

domingo, 28 de mayo de 2017

Nantucket acabado

Bienvenidas a este domingo de cielos nubosos y temperatura fresquita después de una semana de calor infernal en Madrid. Espero que estéis disfrutando de este mes de mayo tan atípico.

Los últimos días los he dedicado a terminar el cojín que decidí hacer con la labor Nantucket. No es que la costura se me de especialmente bien, pero me apetecía hacer un dúo con otro cojín para poner en mi cama, además la temática es la misma. Marinera.


Ya veis que es muy simple y por detrás va una tela sin florituras tampoco.


Y es que cuando no sabes, creo que lo mejor es no complicarte.

Lo que sí he hecho es poner algunos charms.


Un ancla muy marinera cerquita de mis iniciales y el año de finalización.


Y la libélula que pongo en casi todas mis labores y es mi insecto favorito.


Y así quedan todos juntos sobre mi cama.

Feliz domingo y hasta el próximo proyecto.

jueves, 18 de mayo de 2017

Posavasos de ganchillo

Un regalito de cumpleaños atrasado.


Tanto mi padre como su mujer cumplen años en abril, con poquitos días de diferencia. Y haciendo memoria, tengo que decir que pocas veces les he regalado alguna cosa que haya hecho yo misma. Por ello, en lugar de comprarles algo, me puse manos a la obra.


Seis me parecían pocos y doce demasiados, así que tejí ocho. Cuatro colores y dos de cada uno de ellos. 


Para atarlo todo junto, el último trocito de cinta Tilda amarilla que me quedaba y una etiqueta troquelada con la libélula. Mi insecto favorito.


Y por si os gusta la labor, aquí os dejo el gráfico que encontré en Pinterest.

Nos leemos y apurar el fin de semana.


jueves, 11 de mayo de 2017

Té con Jane Austen

Cuando solo hace unas semanas escribía mi última entrada y en ella anunciaba que no volvería a escribir sobre el Nantucket hasta que estuviera terminado, poco me imaginaba que no lo haría durante casi cuatro meses. Si tengo que explicar ahora porque... no podría decirlo ya que, objetivamente, no me ha sucedido nada por lo que tuviera que alejarme de este mundo virtual.

De hecho, tras un fin de año muy difícil donde seguí publicando, enero y los meses que le siguieron fueron bastante tranquilos. Por lo que si he de achacarlo a algo, probablemente deba hacerlo a la simple desidia. Con mayúsculas. Pero, como dije que cuando acabase el Nantucket lo enseñaría, aquí estoy. Enseñándolo.



Que no se diga que no cumplo.

Todo este tiempo transcurrido lo he dedicado a tirar trastos, llevar a cabo mi primer proyecto de restauración de muebles (nada impresionante pero muy trabajoso) leer libros nuevos y acabar alguno que se había atascado, mimar a los míos y tomar alguna decisión vital. Y cuando escribo vital no me refiero a temas de gravedad capital, sino a esos propósitos que afectan a tu vida y que, a veces, se posponen o arrinconan sin saber porque. Han sido varios, pero contarlos todos sería farragoso.

Dejémoslo en que no me voy a hacer un tatuaje y que voy a beber más té. Solo.

Aviva el fuego y cierra las ventanas, 
Corre las cortinas, dale la vuelta al sillón
y mientras el agua hierve, silva la tetera
lanzando su columna de vapor,
las tazas brindan sin embriagarse.
Nosotros recibamos la noche en paz.

The Task: the winter evening -  William Cooper

lunes, 30 de enero de 2017

Lunes sin sol

Empieza la semana con un lunes gris, plomizo y con amenaza de lluvia. Lo cual no viene mal teniendo en cuenta que apenas ha llovido en lo que va de invierno por aquí. Además estos días me ponen las pilas, aunque sé que a algunas de vosotras os resultan tristes.

Dentro de un ratito me bajo al cole a ver la representación de mi hijo para el Día de la Paz. Tenía que pensar en una frase que escribir en un mural que han preparado para la ocasión, y a él se le ha ocurrido "la paz es libertad". Os lo cuento porque me  pareció, no solo bonita, sino acertada y me sorprendió hasta cierto punto que un niño de 10 años tuviera esa lucidez. Como madre me enfrento a momentos de duda e incluso de culpabilidad cuando siento que tal vez podría hacer más o mejores cosas por él, pero este fin de semana reflexionando sobre la frase que se le había ocurrido, sentí que no debemos estar haciéndolo tan mal como padres.

Pero no me quiero poner en plan madre pastosa. Aquí van los avances de mi Nantucket


Ya estoy llegando a la parte interesante. O, al menos, la que más me gusta a mi, la del barco y la ballena.


Quería ver como quedaba e hice parte de los cabos de las velas. He pensado que hasta que no acabe de bordar todo el barco no volveré a poner avances de esta labor.

Y como tenía poco con el proyecto de la manta climática decidí embarcarme en otra manta de ganchillo. Lo organiza Lucy desde el blog Attic24 y se trata de la Moorland blanket


La semana pasada me llegó la lana con unos colores preciosos. La manta está inspirada en una zona del Reino Unido llamada los Moorlands (páramos), en los colores del campo y el cielo. Así es como escogió las lanas. El caso es que después de embarcarme en el proyecto, no me gustaba como me salía el punto elegido, así que he cambiado a otra de las mantas que tiene en el blog, pero utilizando la lana que ya tenía en casa. Total, que como llevo un par de vueltas no he hecho foto y  ya me espero a que esté algo más avanzada.

Desde hace algún tiempo, me rondaba por la cabeza la idea de meterle algún cambio al calendario de adviento que le hice a mi hijo. Por fin, este año he pensado ponerle algo de guata, una tela bonita en tonos combinados por detrás y acolcharlo.


No sé como voy a salir de esta porque mis conocimientos de patchwork son muyyyy básicos, pero tengo mucha ilusión y creo que eso ayuda. Os voy contando

miércoles, 11 de enero de 2017

Feliz Año Nuevo a todas

Buenos días chicas. Sin darme cuenta ya se me han ido 10 días de este mes de enero tan gélido que estamos teniendo, pero así son las cosas. Te enredas en proyectos nuevos, en rematar cosas que quedan pendientes...y he de confesar que no he mirado ni mi propio blog.

Lo que si he hecho, además de estar con la familia y regresar a sitios importantes para nosotros, ha sido leer, bordar, tejer... y comer. Pero los Reyes me trajeron fuerza de voluntad para cuidarme y seguir una pequeña dieta desintoxicante.

A la labor a la que le he dedicado más tiempo es a mi querida Nantucket


De hecho, me propuse no publicar nada hasta terminar de bordar el cartel


Uno de los días que estaba sentada en el sofá de mi casa, me fijé que el árbol parecía algo vacío. Así que me dediqué a tejer copos de nieve a ganchillo. Casi todos fueron muy sencillos, menos este


Que era un poco más complicado. También me quedaron un par de ellos sin hacer, os pongo los gráficos por si os apetece intentarlo.


Este año no he hecho propósitos, aparte de cuidar la dieta que es más sentido común según yo lo veo.
Pero si me he apuntado a un reto de ganchillo.


Se trata de un grupo de facebook donde vamos a tejer una manta teniendo en cuenta las temperaturas día a día. Hay que hacer una vuelta diaria siguiendo la escala de colores que veis en la foto.


Así va la mia, que estoy tomando como refencia las mínimas de mi distrito. El color rojo lo he reservado para días especiales (en este caso, Reyes). Tiene 200 puntos de ancho, uso punto enano con un ganchillo del 4 y la verdad es que estoy entusiasmada con el proyecto. Si queréis echarle un vistazo, este es el enlace a la página donde hay que pedir que os acepten.

Prepárame una taza de noche de invierno porque el viento sopla fuerte y las fieras están sueltas. 
Aderézala con amor y remueve con cuidado. 
Y brindaremos con nuestros ojos brillantes, mi bello amor. 

Minna Thomas Antrim