lunes, 26 de septiembre de 2016

Acabar y volver a empezar

Teníais razón chicas, la tarta estaba tremenda. Ha aguantado todo el fin de semana, hasta que ayer a la hora del café se despidió a lo grande. La recordaremos con deleite, hasta que hagamos la próxima.

Cada año por el mes de septiembre tengo una visita obligada al pueblo. La excusa es coger moras, higos, uvas... pero la realidad es que allí mejor que en ningún sitio le doy la bienvenida al otoño y me despido definitivamente del verano.


Esta vez lo he hecho leyendo o, más bien, releyendo uno de mis libros favoritos sobre la figura de la escritora Jane Austen. Y en un huequito que saqué, me decidí a traducir un pequeño poema que, para mi, es una declaración de intenciones y espero os guste:

Doy la bienvenida a la energía otoñal en mi vida.
El otoño es un tiempo de transformación y reflexión.
Como las hojas cayendo de las ramas,
mi vida fluye y cambia en paz
siempre en el momento adecuado.

Me tomo tiempo en otoño para pensar en mi vida
y ver hacia donde voy. Tengo una visión clara de
los cambios que tengo que hacer para seguir creciendo
y dar lo mejor de mi misma.

Disfruto del clima más frío y los cambios de color
por los que pasa la Naturaleza. Esta es la estación
de la calidez y la gentileza. Un reflejo de mi yo interno.

Agradecida me desprendo de todo lo que no me sirve
y dejo espacio para nuevas bendiciones.

Y, ¡POR FIN! acabé el cojincito. Aunque en realidad, por un error de cálculo, es un cojín de un tamaño considerable. Por ello no me vale para la cajita, pero va para mi cama.


De propina acabé el otro y, este si, va para la caja. Decidí añadirles unos botoncitos, en el grande unos recuperados de una prenda de la que me deshice hace mucho. Y en el pequeño, unos muy country que contrasten un poco.


La tela de detrás es de la marca Moda Fabrics, con fondo blanco roto y el estampado en azul marino.


Ahora toca decidir cual será el siguiente proyecto de cojincito. He sido incapaz de decidir entre estos tres diseños.


El bolso me gusta y, además, lleva gustándome hace mucho tiempo. Pero es muy grande y no quiero que me pase como esta última vez.

Las llaves antiguas me encantan, de hecho todavía guardo la llave original de la antigua puerta que había en mi casa del pueblo. Me parece en exceso simple y quería hacerlo como llavero...


Y este es el que más me llama, las casitas son mi debilidad. Pero creo que será una decisión de última hora.

Por cierto, todos los gráficos que pongo aquí los he ido descargando  a lo largo de los años de diferentes páginas/blogs de labores. Me resulta imposible recordar de donde saqué cada uno por lo que no puedo mencionar a los autores. Si alguien los conoce, agradeceré que me lo haga saber. Por otro lado, si alguien piensa que no debo publicar una copia en mi blog, solo tiene que decirlo y lo borraré.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Las violetas, esos recortes del cielo

Llevamos un par de horas de otoño y ya se notan los efectos. Han comenzado a caerse las hojas, huele a caldo de cocido en la escalera de mi casa y ya hace fresquito para ponerse la rebeca. O a lo mejor es cosa mía y sigue haciendo calor, pero de ilusión también se vive...

Lo que tengo claro es que con la llegada del otoño (aunque solo sea de forma nominal), se abre la temporada del ganchillo.


Este es el proyecto que se quedó parado cuando comenzó a hacer demasiado calor y que estoy deseando retomar. Se trata del CAL Sofie Universe que inicié a primeros de año, que me ha proporcionado no pocas satisfacciones y con el que he podido darme cuenta que esto de ganchillo se me da mejor de lo que imaginaba. Si por un casual os apeteciese tejerla, os dejo aquí el enlace donde podéis descargar los archivos en castellano.

En una de las salidas a tomar café con amigas, estuvimos en El Salón les Fleurs donde probé una tarta de violetas que me dejó impactada. Desde entonces tenía ese pastel metido en la cabeza, incluso compré la pasta de violetas para hacerla, pero no veía el momento. Hasta ayer.


¡Tachaaaan! La cobertura podría haber quedado algo más uniforme, pero por lo demás estoy muy contenta con el resultado. En cuanto a la receta, la saqué de este blog, aunque he visto un pequeño error. Cuando dice al principio que hay que mezclar todos los ingredientes secos, se tiene que dejar fuera el azúcar para batir más tarde con la mantequilla, yo no lo hice y me costó bastante conseguir la consistencia deseada.


Y estos son los avances en la labor del gallinero. Ya no aguantaba más ver las frases inacabadas y mi objetivo era terminarlas. Conseguido. Creo que la próxima vez que os hable de esta labor será para enseñárosla acabada.

Bueno chicas, me encanta vuestra compañía, pero he encontrado otra mejor.


Aunque creo que me estoy tomando demasiadas confianzas.

domingo, 18 de septiembre de 2016

El día de andar en pijama

No sé si os habéis fijado, pero si escucháis con cuidado, parece que ha comenzado a llover. Vale, ya sé que han sido un par de días y que las previsiones dicen que de momento no lloverá más, pero por algo se empieza. Y si no os parece suficiente, las últimas noches de verano nos dejan este maravilloso espectáculo.


¿Será esta luna lunática la responsable del caos en que se ha convertido septiembre? ¿Donde quedó el lento cambio de estaciones? ¿O seré yo que me empeño en hacer la limpieza de primavera en septiembre porque me parece más lógico? Una parte de mi desea que acabe pronto el verano, me pide que anide, que prepare la casa para el invierno que se acerca y repite como un mantra que es un buen momento para implantar rutinas.

Hace unos días os comentaba que la revista Just Cross Stitch había sacado su número de adornos para Halloween. Pues ya está aquí también el de Navidad.



Hace ya unos años que los descargo en versión digital y así no acumulo más papel en casa. He hecho una preselección de los diseños que más me gustan porque me gustaría retomar el proyecto personal de Navidades todo el año, e ir bordando un diseño cada mes. Hace dos años repartí entre mis amigas la mayor parte de los adornos que tenía hechos como regalo de Navidad, y aunque me encanto que tuvieran algo que había hecho con tanto cariño, lo cierto es que me quedé casi sin adornos. Me parece una buena manera de empezar a reponer.

Estoy muy contenta con los avances del espantapájaros de Halloween


La verdad es que el poste del cartel va casi todo a medio punto, pero he preferido bordarlo así porque me parece que queda mejor. No estoy demasiado contenta con la cara del espantapájaros, me parece que queda raro, es posible que lo deshaga y lo vuelva a bordar.

Y aunque quede un mes y medio para Halloween, mi hijo no entiende de plazos o fechas y ya ha comenzado la campaña de acoso y derribo. Sea por no oirle o porque ha conseguido contagiarme sus prisas, ayer comencé a buscar ideas para su FIESTA.


De todas las cosas que vi, esta me encandiló y además es sorprendentemente fácil de hacer, aquí os dejo el enlace. He encontrado muchas cosas de las que tendré que cribar bastante, os las iré enseñando en las siguientes entradas.

Ahora nos vamos a tomar el vermut, feliz domingo y nos leemos

sábado, 10 de septiembre de 2016

Añoranza otoñal

Tenía pensado empezar esta entrada diciendo "con un pie en el verano y otro en el otoño", pero con temperaturas de 34º C me parecía absurdo, la verdad. Se me acaba la paciencia con este calor impropio y agotador, más cuando mi estación del año favorita se retrasa sine die.


Lo que no se ha retrasado ni un solo día es la vuelta al cole. Con sensación de deja vu regresamos en legión a las puertas del centro para reencontrarnos con el resto de padres, entre aliviados y aprensivos, y todos esos hijos ajenos que ya son algo nuestros también. Nuevos compañeros, profesores, nuevos horarios y rutinas... mucha suerte a todos en este curso.

Y no sé si fue por mi añoranza del otoño, pero hace unos días me puse a repasar revistas y gráficos temáticos de Halloween. Mientras lo hacía, me paré en una página donde vi


 A pesar de lo que me gustan, nunca he bordado un espantapájaros, asi que ya tenemos ganador. Mi intención es cambiar únicamente la fecha del letrero que cuelga a un lado y dejar la frase tal y como está.


Quería agradecer vuestros comentarios sobre mi proyecto del molinillo navideño. Creo que es algo que no hago muy a menudo, lo de agradecer vuestras palabras que me animan y hacen ver que en este mundo virtual tan aparentemente frío, hay personas detrás de las pantallas con las que comparto no solo mi gusto por las labores, sino muchas otras cosas. Por cierto, que al mencionar el regalito que me hizo Etxaurren  tuve un grave despiste y ni siquiera puse un link a su blog. Os recomiendo que os deis una vuelta con tiempo para disfrutar e inspiraros. Gracias de nuevo.

Esta ha sido una semana de decisiones, ya que hace un par de días desparramé mis telas sobre la cama (tendría que haber hecho foto del desastre) y ya tengo las que voy a utilizar para el molinillo. Necesitaba dos oscuras.


Y dos claras


Esta búsqueda ha servido para darme cuenta que, en cuanto a telas navideñas, tengo muchísimas claras y pocas de tonos oscuros. Habrá que tomar nota para el siguiente pedido que haga.

En esta entrada he hablado de cosas nuevas, pero si hay un tema viej por excelencia en mi repertorio es el bordado Sweet Flowers


En la primera foto he puesto la parte izquierda de la labor donde estaba la rosa que ya he deshecho para moverla un poquito más a la izquierda con la esperanza de que sea suficiente para no tener que deshacer todo el rosetón central (vana, me temo, aunque todavía no he tomado medidas). Y en la segunda, la parte de la flor que he bordado. La idea original era ir deshaciendo la de abajo a medida que hiciese la de arriba, pero creo que es más prudente acabar una completa antes de borrar la única referencia que tengo de lo que quiero bordar.

Buen fin de semana y nos leemos

martes, 6 de septiembre de 2016

Tratando de terminar cositas

Ayer fue un día agridulce. Por un lado mi amiga Molly cogió un tren hacia el norte para comenzar su nueva y mejor vida por aquellas tierras. Será difícil tenerla tan lejos pero, como ella misma dice, una amistad que pasa los ocho años tiene casi garantizado que dure toda la vida.

Y en la otra cara de la moneda, mi amiga Noelia por fin pudo verles la carita a los gatitos de su pequeña Freyja. Cuatro preciosos bebés de Azul Ruso que llegaron al mundo en la madrugada del domingo al lunes. Parece mentira que aquella pelotita de pelo gris que fuimos a recoger hace nueve meses, haya sido ya mamá.

Y esta preciosidad fue un regalo que recibí de forma inesperada el pasado mes de agosto proveniente de Etxaurren, una de mis seguidoras. Desde entonces, y con el mes de agosto tan difícil que hemos tenido, no había podido agradecérselo. Muchísimas gracias Etxaurren, fue una maravillosa sorpresa que espero poder agradecerte de forma adecuada muy pronto.

Tenía la esperanza de poder enseñaros terminado hoy el cojín con diseño medieval, pero ayer por la mañana se me acabó el hilo verde y la mercería donde compro mis hilos no abren hasta la semana que viene.


Como veis le queda un suspiro. Y rebuscando entre mis cosas, di con una labor casi terminada de la que no me acordaba en absoluto.


En su momento lo bordé como recordatorio de mi segundo aniversario de novios (lo que ha llovido, ¡madre mia!), pero nunca lo acabé. Ahora pasará a formar parte de mi colección de cojincitos.

No sé vosotras, pero a mi me ocurre a menudo que a veces ojeando vuestros blogs o por la web encuentro tutoriales de cosas preciosas. Entonces los guardo pensando que algún día tendré tiempo para hacerlo, justo después que acabe algo de lo que tengo entre manos... pero entonces veo otra cosa que me gusta más, o que corre más prisas, o ¿qué sé yo? Nunca encuentro el momento, así que guardo el enlace y la lista va creciendo más y más. Hasta ahora, he decidido ir sacando adelante esos tutoriales poco a poco, y el primero es


Este molinillo navideño. Aunque el blog no tiene actividad desde hace unos meses, en este enlace sigue el tutorial que además es muy completo y fácil de entender.

Nos leemos

jueves, 1 de septiembre de 2016

Comenzando el año

Guau chicas, acabo de darme cuenta que la última entrada es de hace más de un mes, sin darme cuenta se me ha pasado el mes de agosto. Os dejo estos jacintos, una de mis flores favoritas, para inaugurar septiembre.


Resumir un mes en una sola entrada es complicado, asi que iré dosificando algunas de las cosas que han pasado. Pero empezaré con los avances de una de las labores que más satisfacciones me da últimamente.


Primer plano de la cabecera, que la primera foto se ha cortado un poco.


Y la gallinita sola, que ya está pidiendo que la acabe de una vez...


En otras circunstancias estoy segura de que ya lo habría terminado, pero a primeros de mes operaron a mi padre de una rodilla para ponerle unas prótesis y pasamos quince días muy liados entre el hospital, cancelar planes de playa (nos avisaron con poco tiempo), organizar opciones de vacaciones para después de la operación... y todo con los calores de Madrid que no nos han dado tregua. Por suerte, todo ha salido bien y ahora toca disfrutar del comienzo de curso.

Con el comienzo del año escolar, llegan algunos de los mis momentos preferidos del año. El otoño, la vuelta a las rutinas, Halloween... y el  número temático de la revista de punto de cruz Just Cross Stitch.


Es de las pocas revistas (y el número de Navidad) que sigo comprando año tras año porque no baja la calidad de los gráficos, aunque me gustaría que tuviera menos publicidad. Algunos de los gráficos son de The Primitive Hare, Ursula Michaels, Nicoletta Farrauto de Nicky Creations entre otros. Me gustaría bordar uno de los diseños sencillos que trae, estoy en proceso de selección.


A pesar del trajín de hospital, pudimos irnos una semana de vacaciones a primeros de agosto, este año nos fuimos a Asturias, cerca de Llanes. ¿Qué os puedo decir? volvimos enamorados y con ganas de más, aunque disfrutamos de esos días intensamente. Uno de mis hermanos se ha ido a vivir muy cerquita de Langreo hace un par de meses y tenemos planeada una visita invernal, y con eso nos consolamos.


Ya os he contado alguna vez que para mi el año comienza en septiembre y sé que a algunas de vosotras os ocurre lo mismo. Por eso fue una maravillosa sorpresa encontrar trasteando en la FNAC una agenda que no empieza en enero sino en septiembre, y no es escolar.


Es a semana vista y tiene el espacio ideal para mis necesidades. Va de septiembre a agosto, incluye como 6 páginas de pegatinas útiles y divertidas, páginas de gastos, notas, para hacer listas y cada comienzo de mes unas páginas especiales para proyectos, propósitos, planes de Navidad, etc. Para mi que dejé de comprar agendas porque ninguna se adaptaba a lo que quería (comencé a usar cuadernos porque no sé vivir sin agenda), ha sido un descubrimiento.

Buenos amigas, para ser el primer post después de las vacaciones, creo que ya es suficiente, aunque estoy encantada de regresar y volver a oir de vosotras leeros. ¿Y vosotras, qué tal el verano?

martes, 19 de julio de 2016

Un amor tardío

En plena ola de calor y tras un día de piscina, aquí estoy otra vez para hablaros de un libro de ganchillo que me enamoró a primera vista.


En el titulo de esta entrada hablo de un amor tardío porque descubrí la pasión por el ganchillo tarde. Hace unos 4 ó 5 años y gracias a mi amiga Molly. Antes había tenido algún escarceo, cosas sin importancia, pero al descubrirlo tuve claro que necesitaba una buena base e información sencilla pero fiable. Y lo encontré en este libro, aunque mentiría si dijera que los tonos naturales y neutros de su portada y fotos interiores no tuvieron nada que ver en la elección 


Además de una completa guía de puntos, materiales, medidas, tensiones, etc, el libro contiene 20 proyectos que van desde cojines a fundas de tablets u ordenadores, collares, chales, alguna manta (¡mi debilidad!)


O incluso mitones y cuellos calentitos para el frío seco del invierno madrileño. Tan buena pinta tenía que no me resistí a tejerme uno. Aquí tenéis la foto del diseño original y mi versión en azul, utilizando un resto de lana merino que tenía por casa y puff stitch.


Por si no conocéis el punto, os dejo un tutorial de youtube aquí. Perdonad que sea en inglés pero al buscar un tutorial en castellano, he visto que el equivalente es el punto piña, pero al observar con más detenimiento me he dado cuenta que en realidad los tutoriales enseñaban a hacer el punto popcorn o punto palomita. 

Hace unos días pasamos la tarde en casa de una amiga y por fin pude hacerle una foto a la bolsita que le regalé para que guardase sus cartas.


Fue el primer intento de este tutorial, que tuve que rematar como pude porque me salté un paso. Tenía ganas de enseñároslo, sobre todo porque me pareció como la vida misma. A veces las cosas no salen como planeamos pero la improvisación tampoco está tan mal.

Y por último, deciros que con estos calores y como se aproximan fechas de vacaciones, las entradas en el blog serán más espaciadas, ya veis que esta vez he tardado más en publicar. En octubre, pasada la locura del comienzo de curso, volveré a la frecuencia habitual. Nos leemos.