miércoles, 5 de junio de 2013

Tarta para Federico

Hoy hace 115 años que nació Federico Ga. Lorca, o eso dice Google. Estoy segura que a él le hubiese encantado llegar a esta edad tan venerable y comprobar lo pazguatos que nos hemos vuelto.

Y para celebrar tan insigne fecha he decidido hacer una tarta. Pero no una tarta cualquiera... una de chocolate y cerezas. Que me vais a preguntar "¿engorda?"... pues no sé, seguro que todo o más, pero mañana tres cuartos de hora de marcha urbana y se acabó el sentimiento de culpa. Además os aseguro que merece la pena.

Lo primero es hacer el bizcocho. Para ello hay que mezclar 2 vasos de harina con 175 g. de cacao en polvo (el cola cao va bien), 1 c. postre de bicarbonato y otra de levadura en polvo más 1/2 de sal mientras precalentamos el horno a 190º y dejamos que 3 huevos y 175 g. de mantequilla se pongan a temperatura ambiente. 

Cuando la mantequilla esté blanda la mezclamos con 2 vasos de azúcar, mezclando bien los dos ingredientes. Ahora vamos añadiendo los huevos, uno a uno, y batiendo cada vez. Para finalizar, añadimos 1 c. de postre de extracto de vainilla.

Ahora hay que ir incorporando la mezcla de la harina a la de los huevos, poco a poco, y batiendo cada vez. Como se irá quedando bastante seca, incorporamos 2 vasos de leche alternando con la harina y batiendo también. Para finalizar, añadimos 2 vasos de cerezas deshuesadas y, si lo encontráis, un par de c. soperas de zumo de cereza. Yo he utilizado uno que llevaba frutos rojos porque el de cerezas ha sido imposible.


Se vierte la mezcla en un molde engrasado y al horno 40 minutos. Una vez que se ha cocinado, deja que se enfríe 15 minutos antes de sacarlo del molde y, si te pasa como a mi y no hay forma de hacerlo, pues lo dejas ahí y vas cortando según te lo comas.

Puedes además hacer una cobertura mezclando 250 g. de queso tipo Philadelphia con 100 g. de mantequilla. Después añades 175 g. de nata de cocinar ligeramente batida y 2 vasos de azúcar glas, que irás incorporando poco a poco a la mezcla. Después lo pones sobre el bizcoche y ¡Tachán!


Ya veis que no voy a ganar ningún premio decorando tartas, pero está de impresión. ¡A tu salud Federico!

Granada, calle de Elvira,
donde viven las manolas,
las que se van a la Alhambra,
las tres y las cuatro solas.
Una vestida de verde,
otra de malva, y la otra,
un corselete escocés
con cintas hasta la cola.

6 comentarios:

Chary Aceituno dijo...

Federico era un genio, y se merece
una tarta como esa.
¡Qué aproveche!
Besos guapa.
Chary :)

Mercedes dijo...

¿Cuándo quedamos? Yo llevo el café.
Bss.
Mercedes.

Pilar Garcia de la Cueva dijo...

Tiene que estar muy buena, tomo nota.
un bsto.

Mª Begoña Casas Gómez dijo...

¡Qué buena pinta tiene¡Está para comérsela!. Besos

Ana dijo...

Te queda un cachito??
Porque tiene una pinta......hummmmm!!!
Que hambre.
Besos

bolso.me dijo...

No conocía ese poema.

Los recuerdos que me trae pasear por la calle Elvira...

¡Muchas gracias!