lunes, 18 de julio de 2011

A mi roro, a mi roro

Últimamente a mi hijo le gusta que, de vez en cuando y al irse a la cama, en lugar de leerle un cuento le cante una nana. Que dicho así, piensas "¡qué mono!" pero... ¿vosotras os sabéis de verdad la letra de alguna nana u os quedáis en el "duérmete niño, duérmete ya... ya, ya..." pues eso, que con dos estrofas el niño se queda con cara de poker y me dice "mejor léeme un cuento, mamá".

Pero, para salvar a las madres de más de un aprieto como este, existe Internet. Buscando, buscando me he hecho con la lista de los 40 principales de las nanas que, por cierto, algunas más que para dormir al niño sirven para traumatizarlo el resto de sus días... De entre todas, la que más le gusta es esta

Duerme, duerme y sueña a tener una vida sin la tentación
de delirios de oro y poder, de juzgar aunque exista razón.

La avaricia es la esclavitud del alma y de la libertad.
Que no te bese nunca la envidia, que no te abraen el odio y el mal.

Duerme, duerme y sueña con ser de tu mejor tesoro el guardián:
el amor que yo en ti he volcado, de eso tienen mucho que dar.

No te engrandezcas con la riqueza, ni te apoques con la pobreza.
que ni la derrota ni el fracaso te impidan ver que mañana otro día será.

Duerme, duerme, aquí estaré, las nubes serán tu colchón,
que ni el viento ni la brisa te dejen de acariciar, pues tu eres mi Don.

En realidad no es una nana sino una canción de Mago de Oz, pero me gustó la letra y parece que a Alejandro también.

1 comentario:

Paloma dijo...

Curiosa nana. Pues es verdad que se están perdiendo algunas tradiciones, como las nanas o los juegos tradicionales en el patio del colegio. Ya casi no se ven niñas jugando a la comba o la goma, ni niños jugando a las chapas o las canicas. Lo mismo sería buena idea hacer una recopilación de canciones y juegos.