viernes, 8 de julio de 2011

Nos vamos de viaje

Todavía no he terminado de leer Taiko (las descripciones de las batallas son espectaculares) pero lo estoy intercalando con este


de Lilian Schlissel. Creo que podría escribir una entrada kilométrica pero seré comedida. Desde hace un tiempo me he dado cuenta de que me siento atraída por las historias que hablan de mujeres. De experiencias reales vistas y contadas desde el punto de vista de ellas. Y este libro trata de eso, de mujeres que vivieron la emigración desde sus hogares en distintos puntos de los EE.UU. hacia California y Oregón.

Tratad de imaginar que sois la mujer, la hija o la hermana de un granjero que vive modesta o pobremente, pero tranquila en su casa. Un día, el cabeza de familia decide que hay que ir al oeste a buscar fortuna y tú no tienes ni voz ni voto, debes dejar tu casa, entorno, familia y amigos para emprender un viaje de 2000 millas metida en un carromato. Si además eres parte de ese 20% que estaba embarazada o de esa otra mayoría que tenían niños o bebés a su cargo, la sensación de impotencia y miedo debía de ser sobrecogedora.

Esta es la recopilación de los diarios y cartas escritos por unas 180 de aquellas mujeres, donde vemos el viaje desde su punto de vista que, en este caso, no puede ser más distinto del de sus hombres. Mujeres que vivían aterradas por los posibles ataques de los indios pero que pronto descubrieron en ellos a valiosos guías o proveedores de comida en la mayor parte de los casos. Angustiadas porque sus niños se caían de los carros o eran atropellados por los bueyes que tiraban de estos, contraían enfermedades para las que no tenían ninguna medicina o no podían alimentarlos porque las provisiones se acababan o estropeaban. Ni os cuento el índice de mortalidad al dar a luz o la cantidad de hijos a los que tuvieron que enterrar por el camino.

En fin... no es la opinión de una madre que se identifica con otras madres, sino la mujer que se sobrecoge y admira por el valor, inventiva, resistencia y empeño en vivir de aquellas otras.

No hay comentarios: