miércoles, 21 de diciembre de 2011

Salsa de arándanos

El año pasado comimos el día de Navidad en mi casa y decidí hacer experimentos con mi familia. Ya sé que es poco recomendable en un día especial probar una receta que no conoces, pero también sé que mis hermanos son brutalmente sinceros y que si no les gusta algo, me lo van a hacer saber. Pues he de decir que esta salsa les encantó y que no dejaron ni las muestras.

Es algo laboriosa, pero el resultado es tan bueno, que merece la pena:


Ingredientes:

  • 1 c. sopera de aceite de oliva
  • 1 cebolla roja mediana
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • 1 bote de salsa de arándanos de IKEA*
  • 125 ml. de zumo de naranja natural
  • 250 g. de pasas
  • 2 c. soperas de azúcar moreno
  • 2 c. soperas de vinagre balsámico
  • 1 c. sopera de vinagre de vino
  • 250 ml. de zumo de arándanos (Mercadona)
  • 70 ml. de brandy
  • 1 palo de canela
  • 1/2 c. postre de nuez moscada
  • 1/2 c. postre de cayena/pimentón picante
  • 1/2 c. postre de sal
Pon una sartén grande en el fuego. Añade el aceite y luego la cebolla troceada y el jengibre picadito, cocina 1 minuto. Añade el bote de salsa de arándanos de IKEA, el zumo de naranja, las pasas, el brandy, el azúcar, el vinagre balsámico y el de vino. Cocina hasta que el sirope haya reducido a la mitad. Añade el zumo de arándanos, el palo de canela, la nuez moscada, la cayena/pimentón picante y la sal. Que hierva a fuego lento unos 15 minutos. Retira el palo de canela y deja enfriar. Acompaña bien sobre todo a las aves.

Y siguiendo con el tema culinario, la semana pasada me encontre por casualidad esta web que, además, tiene tienda física en Alfredo Marquerie, Madrid. Para mi es todo un descubrimiento porque hay cantidad de cosas que ya no voy a tener que sustituir en mis guisos porque, ¡aquí las tienen!.

* Si no tenéis tienda IKEA a mano, podéis utilizar arándanos secos que venden en Mercadona o en El Corte Inglés.

1 comentario:

Lourdes dijo...

No creo que tus hermanos se quejen de esta salsita, se ve sensacional.. saca la barra de pan que me voy para tu casa ya mismo, jeje