jueves, 21 de marzo de 2013

Au revoire

Pensábamos que nos íbamos el sábado de vacaciones, pero puesto que mi pizquita no tiene cole, ni clase de natación el viernes, al final nos vamos mañana. Estaremos de vuelta por aquí el día 2 de abril, así que os deseo que paséis unos días de vacaciones estupendos y que desconectéis lo más posible.


Rosey también se despide de vosotras y espera estar ya terminada cuando volvamos en abril.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Bienvenida primavera

Hoy comienza la primavera. Además parece que por fin, por lo menos en Madrid, el sol está perdiendo la timidez y nos enseña la cara.


Me gustaría compartir con vosotros una texto de una bloguera a la que sigo y que colgó hace algún tiempo. Es una carta abierta a sí misma cuando tenía 22 años y acababa de dar a luz a su primer hijo. Su nombre es Kelly y, si os apetece conocerla, este es su blog. Me parece un texto precioso y lo he traducido para compartirlo con vosotras.


Querida yo con 22 años:

Todavía no lo sabes, pero la maternidad te ha cambiado. Algunos cambios son obvios: los patrones de sueño, como pasas el sábado por la noche, tu cuerpo. Pero además has cambiado en cosas de las que todavía no te has dado ni cuenta. Las cosas que te asustan, de las que te ríes, las canciones que tarareas mientras fregas los platos. Nunca volverás a ser la misma persona, pero no pasa nada.

No dejes que nadie te diga que no cojas a tu bebé en brazos cuando llore. No le vas a malcriar, te necesita. Y tampoco dejes que te hagan sentir culpable por volver a acostarle mientras te duchas o te preparas un café. Necesita una mamá que pueda cuidar de sí misma también.

Dale de mamar cada vez que quieras. Deja de pedir permiso, a nadie le importa. En realidad vas a estar haciéndolo durante los próximos 6 años (la autora tiene 5 hijos, incluidos un par de gemelos), así que más vale que aprendas a sentirte a gusto con ello cuanto antes. 

Se compasiva contigo misma. Tus niños no necesitan una madre perfecta sino una madre real que sepa reirse de sí misma, aprenda de sus errores y sepa pedir perdón. Y ya que estás, deja de preocuparte por lo que piensen los demás. Nadie te va a juzgar porque tu pequeño vomite mientras estás en la charcutería. A ellos también les ha pasado. Supéralo y sigue adelante.  

No les grites a tus niños. Te puede parece un consejo inverosímil ahora que tienes a ese bebé perfecto en los brazos. Pero habrá días en que estés exhausta y frustrada y, de repente, oirás un tono horrible en tu voz. Para. Sonríe.  Vuelve a intentarlo. Enseña a tus hijos a controlar sus emociones controlando las tuyas. Y recuerda lo de ser compasiva contigo misma de nuevo.

Empieza a crear cosas con ellos tan pronto como puedan sujetar un lápiz. Deja que disfruten de la diversión, belleza y potencial de un papel en blanco preparado para que creen en él. Cuelga sus obras de arte en el frigo, dales las gracias por la tarjeta 110 que ha creado especialmente para ti, compra cosas para hacer trabajos manuales en lugar de juguetes.  

Por favor, no te estreses con el orinal. En realidad no hay una correlación entre la edad en que el niño abandona el pañal y tu habilidad como madre.  

Busca tiempo para las caricias. En realidad para lo que no tienes tiempo es para no acariciarle.

Canta aunque lo hagas fatal. Deja lo que estés haciendo de vez en cuando para ponerte a bailar en el comedor. Sé un poco payasa.

Llora. No te de vergüenza. Llorar libera las hormonas del estrés y tienes un montón de estrés que liberar. 

Imprime las fotos digitales. Te vas a alegrar de hacerlo. Y escribe las cosas graciosas que los niños dicen. Los años se pasan volando. 

Y una cosa más... esos libros sobre embarazo y paternidad responsable, los capítulos que hablaban de gemelos y que te saltaste porque lo de tener gemelos era una posibilidad remota. Léelos. Confía en mi.

Espero que os haya gustado y, de nuevo, ¡feliz primavera para todas!


martes, 19 de marzo de 2013

Su día especial

Después de un maravilloso fin de semana pasado por agua y encerrados en casa al lado de la chimenea jugando al rabino, hoy quiero parar un momento para felicitar su día especial a todos los padres en general y a los que me tocan cerca en particular.


Porque ya se sabe que cualquier idiota puede ser padre pero sólo alguien muy, muy especial puede ser un papá.



viernes, 15 de marzo de 2013

Nuevo proyecto...

...de punto de cruz. Y es que ya lo avisé el otro día, que me apetecía comenzar algo nuevo. Que ya sé que la primavera no termina de animarse... pero es que todavía nos queda mucho invierno, por lo menos en Madrid (nueve meses de invierno y tres de infierno, ya se sabe). Así que o me animo yo o el tiempo no está por colaborar.



De momento he hecho poquito, pero la flor esquinera queda fenomenal. He vuelto a los hilos DMC, aunque algunos originales eran de los teñidos a mano. Os pongo una foto de la labor completa tal como aparece en la web de Casa Cenina.



Este fin de semana, y como el lunes no hay cole, nos vamos al pueblo a llevar trastos pensando ya en Semana Santa y para desintoxicar un poco de Madrid. Pasadlo bien vosotras hagáis lo que hagáis.

jueves, 14 de marzo de 2013

A aprender a cole

Si algo tiene de bueno juntarse con los papás y las mamás por las mañanas cuando dejas a tu retoño en el cole, es la cantidad de cosas que aprendes. Te enteras de las ofertas la primera, de donde van a hacer una actividad para los ñajos, si hay que ver o no una serie en la tele. ¿Qué no tienes claro qué hacer de comida o de cena? seguro que alguien te da una idea, o si no le copias el menú del día.

Y en cuanto a recetas, me han pasado una para hacer atún en escabeche que tiene una pinta impresionante. Por lo demás, ayer uno de los papás nos contó lo que hace él de cena cuando hay prisa. Como fuimos de compra por la tarde y nos pilló el toro, la puse en práctica y nos gustó mucho.

Coges una bandeja para horno y la engrasas. Cubres con pan de molde, una capa de jamón cocido, otra de queso en lonchas y terminas con otra de pan de molde. Untas con tomate natural triturado, bien de bechamel por encima y acabas espolvoreando con queso mozzarella. 



La foto no es muy allá, pero suerte tuve que me dio tiempo a hacerla. ¡Para chuparse los dedos!

miércoles, 13 de marzo de 2013

3er. cuadradito terminado

Poco  a poco intento volver a los viejos hábitos de leer vuestros blogs y comentar las entradas, aunque me está costando. Y no porque no sean interesantes o no haya nada que decir, es que desde hace tiempo tengo la sensación que paso demasiado tiempo al ordenador y muy poco a las labores. Así que la sensación de no llegar, de insatisfacción me estaba agobiando un poco. Por ello, aunque no comente tanto como antes, os sigo leyendo. A eso no renuncio.

Lo primero dar las gracias a M. de Mis Siete Palabras por el premio que me ha concedido. Aprovechando que quedan pocos días para la primavera, os lo regalo que seguro os lo merecéis más que yo.


He terminado el 3er. cuadrado de patchwork. Ya veis que la dificultad va aumentando poco a poco.


Aunque yo eche una mano, la que va eligiendo las telas del montón que llevo en cada clase es mi profe Silvia. Ya veis que tiene buen gusto y hace lo que para mi es más complicado del patchwork, la combinación de las telas. Este mes no voy a ir a clase, porque entre enfermedades y semana santa tan solo podía acercarme dos lunes y no merece la pena.

Y me está rondando la cabeza comenzar una labor de punto de cruz primaveral. Sigo con los angelitos, pero me apetece algo con colorido... ya veré.

martes, 12 de marzo de 2013

Wives and daughters

¿Cuanto tiempo hacía que no publicaba una entrada sobre un libro? Pues podría mirarlo, pero no hace falta. Demasiado.

Por fin he acabado una de las novelas de Elisabeth Gaskell, para muchos su obra maestra, Esposas e hijas. Me ha costado terminarlo, pero no porque no me gustase, sino porque los tres últimos meses he tenido una crisis de lectura. No conseguía centrarme en nada y pasaba las hojas sin enterarme de nada. Así que he tenido que releer una buena parte de la novela.


Ya veis que el libro está bastante sobado, pero es que lo he llevado conmigo a todas partes en un intento por terminar de leerlo.

De la novela en sí, deciros que no me ha gustado tanto como Norte y Sur, pero que, aún así, me ha parecido impecablemente escrito. Con ese estilo tan característico de la señora Gaskell, crítico con los convencionalismos de su época sin ser combativo. Que Molly Gibson me ha llegado a desesperar en ocasiones, hasta el punto de lanzar el libro lejos y que me gusta mucho más la incorregible coqueta Cinthia Kirkpatrick, a pesar de ese punto hipócrita que tiene en ciertos momentos.

La historia narra el destino de dos familias del siglo XIX en la Inglaterra rural.  Las relaciones familiares (padre/hija/madrastra, padre/hijos, padre e hijastra) se ponen a prueba por los líos románticos que se derivan.

Diría que aunque el tono en que está escrita es serio, subyace un tono de comedia. En fin... muy recomendable.

domingo, 10 de marzo de 2013

¡Milagro!

Hola chicas, ya estoy de vuelta en el mundo de los vivos. Y como de todas las experiencias de la vida hay que buscar la parte buena, os voy a contar esa parte de esta semana de incomunicación virtual. Porque lo de explicaros lo malo de un gripazo, casi que pasamos ¿no?

Pues Whatappts ha entrado en mi vida. Y es que mi hermano Iván me lo puso en el móvil aprovechando la wifi de casa... y oye, no es que esté todo el día con el teléfono en la mano, pero al estar encerrada en casa lo he utilizado para enterarme de como fue la operación de cataratas de mi padre, como volvió mi madre a Altea, cuando vamos a celebrar la próxima reunión de peña y además me he enterado que el causante del tsunami de Indonesia fue Falete tirándose de un trampolín. Esto último necesitó explicación porque no había visto el programa de la tele.

Me he reafirmado en que, cuando una no trabaja y puede dedicarle tiempo a curarse, la mejor manera es reposo, mantitas, caldos y leche con coñac. No he tomado un solo medicamento y la enfermedad me ha durado lo mismo que cuando me hinchaba a drogas varias, con la ventaja de que no me he fastidiado el estómago/hígado ni el bolsillo. Esta es una opción que no recomiendo a nadie, hay que ir al médico sobre todo si el enfermo es un niño o un anciano, pero como el experimento era conmigo misma, pues puedo decir que el resultado me convence mucho más.

Y, por último, os voy a recomendar este producto.


Desde que me quedé embarazada de mi hijo y por tener que dormir de lado, sufro de los hombros. Comencé con dolores, calambres y acabé con tendititis crónica en el deltoides y, finalmente, una lesión en el triceps. Esto último a consecuencia de un accidente entrenando, pero estoy segura de que si mi hombro hubiese estado bien, no habría ocurrido.

El caso es que ni os cuento la de productos que he probado, y siendo mi marido terapeuta de shiatsu, pues tratamientos... todos. Nada me funcionaba y ya casi me había resignado a vivir con dolor el resto de mi vida hasta que a comienzos de semana trajo este botecito mágico. Está hecho a base de Aloe Vera y se llama "Sindolorgel" de la casa Dex Home en Gandía, así que además de bueno es producto español. El caso es que después de aplicármelo dos días... el dolor ha desaparecido. Por primera vez en años me levanté de la cama y NO ME DOLÍA. He ganado mobilidad y recorrido, por fin puedo hacerme de nuevo una cola de caballo y que quede en su sitio.

Para las personas que no tienen ningún problema es complicado explicarles lo que supone vivir cada día de tu vida con dolor. Y que este desaparezca... en fin... no tengo palabras, pero estoy feliz. 

Por cierto, 12 € en herbolarios.

jueves, 7 de marzo de 2013

Good morning Vietnam

Una entrada rapidita para contaros que si no he dado señales de vida en unos días ha sido porque el constipado que cogió mi pizquita, y como es muy generoso, lo compartió con nosotros. Llevamos desde el domingo arrastrando nuestros cuerpos serranos y manteniéndonos a base de Aquarius y calditos. Hoy parece que estamos mejorcillos, pero está siendo un catarro de los gordos que no nos deja ganas más que de vegetar en el sofá. Así que, de momento, y no teniendo nada que contar debido a la inactividad, pues no voy a publicar.

Cuidaros mucho y abrazos catarrosos

sábado, 2 de marzo de 2013

Avances angelicales

Mi madre ha estado en casa un par de días y todas las rutinas han saltado por los aires. Nada de publicar en el blog, nada de leer, nada de Internet y, sobre todo, nada de labores. Hoy está en casa de uno de mis hermanos a pasar el fin de semana, viene poco pero tiene que repartirse porque de los 6 que somos, 3 vivimos en Madrid y 1 en Guadalajara.

Tengo a Alejandro con fiebre, así que la entrada de hoy va sobre los avances de los ángeles de Mirabilia. Los que hice antes de la visita.


Para que veáis la diferencia, os pongo la foto anterior.


¡Buen finde soleado, chicas!