miércoles, 13 de abril de 2011

Cocina de Semana Santa

Pues no es que yo sea muy de celebrar estas fiestas que se acercan... a no ser, culinariamente. Sobre todo si es con algo dulce, torrijas o buñuelos, hay que aprovechar que sólo se ven una vez al año.

A la vuelta pondré una entrada con la receta de torrijas que hace Javi, pero hay que documentar el proceso. De momento haremos boca con esta de bacalo que me pasó una compañera de trabajo hace bastante y no había tenido ocasión de probar hasta ayer mismo.


Utilicé los lomos de un bacalao fresco porque lo tenía a mano, pero la receta original se hace con bacalao desalado y desmigado. Estos pesaban alrededor de 700 g., se quitan bien las espinas, la piel y se corta cada lomo en 4 o 5 trozos. Ponemos aceite de oliva en una cacerola y pochamos una cebolla bien grande cortadita fina, cuando ya esté prácticamente hecha añadimos el bacalao y sofreimos todo junto un par de minutos. Verter un brick de bechamel (250 g.), remover y salpimentar. Si vemos que queda muy espeso, añadimos leche. A continuación añadimos una bolsa de patatas fritas (sí, no me he equivocado, patatas fritas de las de bolsa de la marca que más os guste). Retiramos del fuego y vertemos la mezcla en una fuente de horno, añadimos un brick de nata líquida de cocinar (175 g.), cubrimos con queso y al horno, 10 minutos primero a 190º C y luego gratinamos.

Es un plato recio para días de frio (se supone) pero mi hijo se comió ayer un plato para cenar, con copete y todo. Y las temperaturas en Madrid no están siendo lo que se dice fresquitas esta semana.

No hay comentarios: