5 de octubre de 2011

La primera en la frente

Menos mal que una es inasequible al desaliento, pero manda narices que la primera receta de Halloween que pruebo me salga semajante churro. En mi descargo, he de decir que tener a un niño de 4 años empeñado en ayudar no lo que te hace falta sino en lo que a él le da la gana, pues hace que las posibilidades de éxito se reduzcan considerablemente.

Y mira que tenía organizado todo para que saliera bien. Mi compi R. se regaló estos papeles de magdalenas por mi cumple (menos mal que han sobrado para otro intento).


Y para que no se desparramara la masa los metí en un par de bandejas de moldes.


Incluso Javi estuvo echando una mano cuando no conseguí encontrar la manga pastelera. Improvisamos con una bolsa de congelado y unas tijeras.


La masa tenía un aspecto increible


Y no digo nada de la cobertura



Sin embargo, si en los 30 minutos que tardan en hacerse "alguien" abre el horno 3 veces pues pasa esto.



Y da igual que trates de disimular el desastre con Lacasitos y jarabe de chocolate porque la textura era mala. En honor a la verdad, he de decir que incluso sin los adornos estos muffins estaban demasiado dulces, le sobraba la cobertura que, por otro lado, estaba muy rica (mantequilla, azúcar glas y Cola-Cao).

Cuando se me pase la depresión, haré un pastel de calabaza y, esta vez, mandaré al niño a comprar chuches.

2 comentarios:

Wagapapa dijo...

No te desanimes! Seguro que la próxima vez te salen mejor, prueba a ponerle una peli de disney al niño mientras se hornean :D

Cristina dijo...

Ainssssss!!! Que pena...la cosa tenia muy buena pinta.....!!! La idea de Wagapapa, es buena, los clasicos Disney, no suelen fallar..jeje!!
El papelito de magdalenas es super bonito!
Besines:)