martes, 22 de mayo de 2012

Moonstone o el valor de los diamantes

Cuando me decidí a leer esta novela estaba algo cansada de leer libros que en realidad eran primeras, segundas o terceras partes de historias que, aunque normalmente empezaban y acababan en cada volumen, me dejaban siempre la sensación de haber dejado algo pendiente.

Y da gusto leer algo que empieza, acaba... y ya está. Además tenía pendiente de leer algo de este autor y esta novela me llamaba más que La Dama de blanco.

Wilkie Collins es considerado uno de los creadores de la novela policiaca (y yo que creía que no había vida más allá de Sir Arthur Conan Doyle), contemporáneo de Dickens, Wordsworth y Coleridge, escandalizó a lo mejorcito de la sociedad de su época cuando dividió en su testamento todas sus posesiones entre sus dos amantes. Adicto al opio durante años, en esta novela de la que os hablo hoy, crea un personaje (Ezra Jennings) con esta misma adicción y que es quien proporciona los instrumentos para la absolución de uno de los protagonistas de la misma ante los ojos de su amada.



No voy a desvelar el argumento, tan solo deciros que lo considero un básico y solo me arrepiento de no haberlo descubierto antes. En castellano se titula La piedra lunar, una de esas traducciones algo incomprensibles (para mi gusto) porque el título del libro se refiere al nombre de un diamente legendario, el Moonstone, y creo que despista más que otra cosa.


1 comentario:

Inés dijo...

Gracias por la recomendación.
Ha llegado el buen tiempo y la playa me espera, es hora de retomar los buenos hábitos.
Saluditos.