24 de mayo de 2012

Sophie

Tengo una buena y una mala noticia. La buena es que Sophie ha dejado de acosar a Nemo.


La mala es que ahora ha empezado a acosar a mi marido.

No estoy paranoica, ni hormonal. Mi gata está intentando quitarme a mi hombre... y no creáis que se corta un pelo... lo hace en mi cara.

Hace tiempo que había empezado a sospechar que la adoración que siente por él no es muy normal, me dio la pista el hecho de que cada vez que escucha su voz comience a ronronear incontrolablemente. Incluso se lo dije a mi señor esposo, pero él le quitó importancia con un gesto de la mano y una sonrisita de suficiencia.

- Estás exagerando - me dijo.

Y es que yo creo que él está encantado. Supongo que la adoración total es muy atractiva para cualquier hombre/ser humano (espero que no os sentáis ofendidas por esta equivalencia, pero desde que tuve a mi hijo y por la parte que me toca, trato de no hacer chistes sobre las discapacidades emocionales/psicológicas de los hombres).

Así que intento llevar con estoicismo el tema, sobre todo cuando al verle se tumba panza arriba como un perrillo para que él le acaricie la tripa, pero cuando yo me acerco sale corriendo como si viera al diablo.

Pero claro, ¿quién le da de comer y se preocupa de ponerle su latita de mousse de salmón con verduritas tiernas de la marca más pija del supermercado? YO. Ahora que eso se va a acabar, ¿no bebo yo leche de la marca Hacendado? pues se acabaron los privilegios. Hacendado para todos...

Si es que incluso se sube a nuestra cama cuando cree que ya me he dormido y se coloca a sus pies, ¡la so penco! ¡que no tiene dignidad! Le voy a poner una orden de alejamiento que se va a cagar.

En fin... no quiero ponerme tremenda con esto... más tremenda me refiero. Porque es que encima, la muy z..., es adorable. No tengo nada que hacer.


¿A que no?


8 comentarios:

Cristina-Tejiendo Las Horas dijo...

Jajajaja....! Creo que lamentablemente, este es un caso perdido, tú pierdes y ella gana...jeje!
Con esa carita...y además a tu marido seguro que no le molesta en lo más mínimo!
Eso si, nada de tanto mimo hasta que se digne a ronronearte e ti también!
Además, piensa en el pobre Nemo,la que se ha quitado de encima!
Me ha venido muy bien reirme un poco con esta entrada, que hoy buena falta me hacía, gracias por ello!
Besotes guapa.

mariajo dijo...

Ten mucho cuidado que esta tiene toda la pinta de quitarte a tu chico... y es que hablan de las zorras, pero y las gatas.... Besosssssssss

Cristina-Tejiendo Las Horas dijo...

Gracias ppor tu comentario guapa, sí son de Ikea!
Un beso.

Srta. Moneypenny dijo...

jajjaja me parto¡¡¡ jajajaj soy fan de tu gata¡¡¡ jajaj, sabes lo que tu gata está intentando??? mira... tu gata... no sabe como comerse a nemo... y ha dicho voy a tirarle los trastos al más debil... el hombre, sin ninguna duda... así la mujer, se sentirá celosa y... para que deje al hombre... me dará a nemo... uhmmmm... fijo es eso... no quiere a tu marido... quiere a Nemo¡¡¡

Entre puntadas e hilos dijo...

Pues seguro que sí, porque impulsos sexuales pocos le deben quedar a la pobre. La desgraciamos hace meses...

BLOGOSFERIA dijo...

JA,JA,JA...TIENES UNA MUY BUENA COMPETIDORA...QUE ARTES SEDUCTORAS...QUÉ PELIGRO!ESTOS ANIMALES...CUANTO SABEN...

May dijo...

Wapa, dame gracias al cielo de que es una gatita,jajajaja.Besos May

Inés dijo...

jajajajaj, yo la desterraría jajajaja.
Acosar a "mi Hombre" vamos que desfachatez jajajajajaja.
No cedas ni un palmo.
Saluditos.