martes, 5 de junio de 2012

Batido fresquito

El pasado viernes llegué a casa axfisiada de calor y sin muchas ganas de comer. Estaba dándole vueltas a ver que me hacía, cuando se acercó el niño a la cocina para que le preparara la merienda. Quería un batido de chocolate, de esos que vienen en tetra brick y que tiene racionados.

Empecé a pensar en lo pesado que es tener que estar controlando al niño para que no coma cosas que no me gustan, pero que tampoco puedes no comprar. Y pensé que podía hacerle los batidos yo misma. Pensaréis que es obviedad, pero es que ya he dicho que venía cansada de trabajo.

Así que mezclé 500 g. de sandía, 250 g. de fresas, 3 vasos de leche, 2 cucharadas de azúcar blanca y el zumo de medio limón. También le puse unos cubitos de hielo porque la leche estaba del tiempo, todo a la batidora y a beber.





Después mi marido se hizo él uno de fresas porque no le gusta la sandía. Riquísimos los dos. Así que a partir de ahora, menos comprar batidos industriales y más experimentar con nuevos sabores y mezclas.



4 comentarios:

Srta. Moneypenny dijo...

No... no me gustan los experimentos, solo me gustan los batidos de fresas y leche, y punto pelota.
Sabes que tenemos un pez???? se lo regalamos ayer a Guille, no tengo gato pero... tenemos el pez jejejeje.

Rincón del Punto de Cruz dijo...

Me encanta, me encanta y me encanta toooodo que sea con leche.
Uuuummm.. que delícia!!!
Rosana.

Cristina-Tejiendo Las Horas dijo...

Desde luego es cuestión de ir probando, lo natural y caserito, siempre es mejor!

Lourdes dijo...

ummmm que rico batido, ideal para la merienda de mis niñas, jejej
Besicos