jueves, 1 de septiembre de 2011

Septiembre cosecha y no siembres

El mes de septiembre es, junto con febrero, uno de los más especiales para mi. Tengo multitud de cumpleaños, comienza un nuevo curso en el cole para mi hijo, las temperaturas ya son soportables y, además, es cuando de verdad comienza el año.


Porque, ¿a quién se le ocurrió poner el comienzo de año en enero? Con todo el frio, empachados de comer después de las Navidades, con una sequía festiva que se alarga hasta Semana Santa. Sin embargo, en septiembre, tenemos por delante un montón de festividades por venir, las últimas barbacoas (las mejores) antes de que el clima nos recluya en casa, facturamos a los niños al colegio después de todo un verano de reprimirnos para no defenestralos... y además, todas las editoriales se lían a sacar colecciones y fascículos inverosímiles. ¿Qué más se puede pedir? Pero no... en enero. Ahora... que esto pasa porque no me consultaron a mi, si hubiera sido yo la encargada del calendario, otro gallo nos cantara.


Al lío que divago, pues que este mes me pone las pilas. Comienza el otoño que es mi estación favorita, por si todos los anteriores alicientes no hubieran bastado. En fin... que tengo ganicas de ver como va el mes, ¿y vosotras?




2 comentarios:

Cristina-tejiendolashoras dijo...

Yo estoy deseando que se larguen al cole...ya!!!!!!Jajaja..lo que me voy a divertir yo...a mis anchas...la pena es que la pequeña, no empieza el cole hasta el año que viene, y tendré que vivir de nuevo los lloros del primer dia...no lo quiero ni pensar!!!!
A mi también me encanta el otoño, creo que és la estación ideal, con buen tiempo y sin los inconvenientes de las alergias de la primavera!!! Bueno ya me he enrrollado bastante...besazos!!! ;)

Paloma dijo...

Pues si que tenemos unos cuantos cumpleaños, si. En fin, habrá que celebrar :)