miércoles, 4 de julio de 2012

Pequeñas labores

Tengo ya muy poquitas cosas que enseñaros de mis labores terminadas y que están en el piso de Madrid. En su día, y como ya no me cabían, me llevé varias al pueblo y puesto que este fin de semana iremos a pasarlo por allí, aprovecharé para hacer fotos y enseñarlas. Mientras tanto, cuelgo un par de fotos de cositas que tengo en la cocina.

La primera es de un tablón de anuncios que hice hace... ni se sabe, probablemente cuando reformamos la casa en el 2002. Entonces es cuando le cogí el gustillo a las manualidades, y eso que me dio bastante guerra a pesar de que era un trabajo sencillo. La foto no es buena, pero la luz en mi cocina no da más de sí.

Y este es un pañito que bordé un fin de semana que mi marido tuvo que ir de viaje. Entonces todavía me daba miedo estar sola por las noches en casa, ¡que tiempos! ahora me arrastro hasta la cama y me desmayo en ella. Como todas supongo, pero al lío que me enrollo.
Lo tengo de adorno en la puerta del horno y por eso todavía está vivo, porque lo malo de hacer cositas para el baño o la cocina es que enseguida se estropean. Como veis me encantan las ocas, a pesar de su mala fama.


Por cierto, ya tengo un proyecto nuevo aunque lo empezaré después de las vacaciones de verano. Es de temática navideña pero, como todavía estoy "perfilando" los detalles, ya os contaré cuando lo tenga más atado.

1 comentario:

HerminiaRegolf dijo...

¿¿Por qué tienen mala fama las ocas, con lo dulces que parecen en nuestros bordados?? Ja ja, es cierto, pero la tuya se ve muy bonita.
A mi también me gustan mucho:-)
Un beso guapa y a ver que nos tienes preparado para Navidades...