4 de septiembre de 2012

Dramarama

El primer libro que he leído después de las vacaciones de verano me ha dejado una sensación de insatisfacción.

La historia es diferente. En un pueblito de Ohio, una chica blanca y hetero con su amigo negro y gay se apuntan a un curso de verano en una prestigiosa escuela de interpretación. Una vez allí pondrán a prueba su vocación y su amistad, a la vez que se abren al mundo y conocen gente de todo tipo.




Como digo, la historia es original, pero aunque intento sentir simpatía por la protagonista, no puedo dejar de pensar que es una persona inmadura, que no aprende nada de su paso por la academía, que su vocación no era tal y que lo único que busca es salir de su pueblo. Lo que me molesta es que tengo la sensación de que no es eso lo que la autora del libro pretendía y, teniendo en cuenta que se jacta de escribir libros para adolescentes, me molesta algo pensar que no he llegado a entender el significado oculto de una novela cuyo argumento es muy simple. En fin, al final tampoco es que me importe demasiado lo que ella pretendía. El libro es entretenido.

Por otro lado, ayer pasé un rato por la tarde recopilando los libros de cocina que tengo por casa y me salió una pila considerable.


El caso es que de la mayoría de ellos no he cocinado nada porque si hago una receta nueva es porque me la encuentro por Internet o en alguno de vuestros blogs. Pues eso se va a acabar, a partir de ya voy a probar recetas y las pondré por aquí, comenzando esta tarde. De hecho ya tengo la receta elegida y es de un libro que se me olvidó poner en el montón porque lo tenía en el baño (sí, soy de las que lee en "esos" momentos).



4 comentarios:

Srta. Moneypenny dijo...

Jajjaja, primero... yo también tengo mil libros de cocina... en la cocina (donde deben de estar), y también los miro y me castigo psicológicamente pensando que no los toco, y también voy a poner medios para que no ocurra. Me manisfiesto contigo amiga¡
Y dos... yo... no lo entiendo, no lo he entendido nunca... yo al baño.. no voy a inspirarme... yo voy y punto... no sé, nunca lo he entendido...

Susana dijo...

Me encantan tus reflexiones de los libros que lees....

si algún día necesitas un libro de cocina, lo tengo yo, hasta tengo mi propia libreta con las recetas que mas uso, bueno usaba....

ya ves nos pasa a todos, a ni los libros que mas me gustan de cocina, son los que están manchados.....

en fin... besoss

margal dijo...

jajajja, yo también soy de esas que se inspira leyendo el baño aunque prefiero las típicas revistas semanales.

Lo de comprar libros, ya sea de cocina o de manualidades y luego no hacer nada, creo que somo unas cuantas las que estamos en el club.

saludos Y por aquí me quedo esperando la receta.

BLOGOSFERIA dijo...

Ja,ja,ja...

Pues da rabia tener tantos de esos preciosos libros de cocina y no aprovecharlos...
Esperamos tus recetas...
bsss!