miércoles, 22 de junio de 2011

Cuando las cosas salen mal

No sé que ha pasado, pero como se suele decir, hasta el mejor escribano echa un borrón. Y eso es lo que me ha pasado, porque la receta de esta semana está más que probada y, haciéndola de la misma manera de siempre, se ha pegado. Y no un poquito, mucho. Así que de estos preciosos filetes de pescado.


Quedaron trocitos, y un guiso que tenía un pinta de rechupete...


Fue de cabeza a la basura porque el sabor a pegado no había forma de disimularlo.

Para superar el subsiguiente cabreo, hice un cobble de melocotón y moras que, ese sí, salió perfecto. Prometo colgar receta, pero es que no tengo aquí la cámara.

Y, por si me quedaba algo del mal sabor de boca, esta misma mañana ha llegado el último pedido de Casa Cenina. Así que tengo una sonrisa que se me ha puesto cara de Heidi, porque ya tengo los botones que pienso utilizar para el juego de costura, que son este


Y este

Mañana es día festivo en Madrid, así que nos veremos el viernes por aquí. ¡Disfrutad del día libre!

No hay comentarios: